Crónica Dry The River en la Scala de Londres

 

Crónica Dry The River

Scala, Londres

Martes 20 septiembre 2011


Alma de Folk en cuerpo de Rock

 

No era extraño que lloviese en Londres, pero que una pequeña multitud aguantase el chaparrón sin paraguas y con una sonrisa puesta, sí.Y los responsables de tan probables resfriados fueron los 5 chicos del grupo londinense Dry the River.

 

En la fila, numerosas camisas de cuadros, pantalones de color tierra y muchas, muchas ganas de ver a la banda despedirse de su tour nacional en casa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Eran los que estaban y estaban los que eran, nadie de último minuto, ningún espectador “yo pasaba por allí”, las entradas, agotadas casi dos semanas antes, estaban en manos de verdaderos fans. Y así no les fue difícil tumbar las paredes del Scala, mítico lugar de la capital inglesa, conocido por dar cobijo a lo más variado del panorama musical independiente.

Las puertas se abrieron dos horas antes del salto al escenario de Peter y sus chicos. Después de la foto, la visita obligada al baño, y la cerveza –para hacer la espera más corta- , la sala empezó a llenarse.

Jamie N Commons fueron los primeros en pisar las tablas.

Después, un aperitivo que supo a plato fuerte: Worship, una increíble banda, un “must-have” musical de sonido sintético en su forma y cálido en su contenido. Convivencia perfecta en el escenario entre instrumentos y ordenadores.

La oscuridad que roza la “atmospheric electrónica”, una batería contundente a base de golpes robóticos y una voz que recuerda a Thom Yorke, de Radiohead, provocaron una catarsis entre el público que los despidió con casi el mismo entusiasmo con el que recibió a Dry the River.

A las 22:03 una luz azul brillante invadió toda la sala, los primeros acordes de su primer single “No Rest” apenas se escucharon cubiertos por aplausos, ovaciones, silbidos y algún que otro agudo grito femenino. Matt, Will, Jon, Scott y Peter salieron armados hasta los dientes.

Desde el minuto uno pusieron toda la carne en el asador, se entregaron en cada tema, el indie-folk se adueñó del espacio y el tiempo con “Shaker Hymns”. Los allí presentes disfrutaron con cada gota de sudor que resbalaba por la piel de Peter, que se dejó alma y voz en “History Book”. Después de “Bible Belt” y “New Ceremony” –uno de sus mejores temas- llegó el momento álgido del show.

“Vamos a intentar hacer esto como en casa, sin micro”, dijo Peter. Se puso al borde del escenario y se arrancó con “Weight and mesures”. Sus voces sin artificio se alzaron entre los “tsss” de todos los que no querían perderse ni medio tono. A mitad de canción volvieron a los instrumentos y remataron la jugada.

El broche de oro lo pusieron con “Lions Denn” y “Family Tree”. El tema de cierre hizo las delicias de sus fans al expatriar el folk y perder los papeles en una soberbia manifestación de rock de guitarreo y batería. Exhaustos, desaparecieron entre humo y luz blanca.

La acústica no les traicionó, no hubo errores, derrocharon cercanía y cariño, propiciaron momentos de éxtasis… y sin embargo, dos “peros” casi imperdonables. Un show demasiado corto –poco menos de una hora de concierto- y cero bises. Hecho reprochable también al público que desalojó sin protestar -ni siquiera un poquito- en un tiempo récord.

Y nos fuimos con la sensación de llevar una rama de trigo en la boca y una chaqueta de cuero al hombro, bajo la misma lluvia que nos recibió.

¿Ellos?, se fueron directamente a conquistar Europa.

 

Crónica y fotos por Natalia Otero

 

comments
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Próximos Eventos

Soundsonite en Facebook

Calendario de eventos

Último mes Enero 2019 Mes siguiente
L M X J V S D
week 1 1 2 3 4 5 6
week 2 7 8 9 10 11 12 13
week 3 14 15 16 17 18 19 20
week 4 21 22 23 24 25 26 27
week 5 28 29 30 31

Top10 => últimos 30 días

mariacreactivaHosting iMediaTrack